Inicio Quer y su Historia
Quer y su Historia

El origen de Quer queda pendiente de confirmar, pero ya en el reinado de Alfonso VI, en la conquista de Toledo (1085), aparecen unas comunidades de villas y tierras en Guadalajara. Con posterioridad, Alfonso VII, el 3 de mayo de 1133 concedió a Guadalajara un fuero o carta puebla en la que quedó delimitado este territorio, y dentro de él el lugar de Quer. Tras la reconquista de la zona de la Baja Campiña por Alvar Fáñez de Minaya, a finales del siglo XI Quer fue incluido en la Tierra y Común de Guadalajara. Cuenta la tradición que en este pueblo se quedó a vivir algunas temporadas el conquistador burgalés, y que incluso tenía terrenos de cultivo, llamándose todavía “los olivos de Alvaráñez” a un pedazo del término.
En el siglo XV encontramos los primeros datos de estar habitado. En el documento fechado en Valladolid el 6 de marzo de 1432, el rey castellano Juan II dona a D. Iñigo López de Mendoza, como pago de los servicios prestados como Capitán en el enfrentamiento que tuvo Juan II con los reyes de Navarra y Aragón, varias aldeas pertenecientes a la jurisdicción de Guadalajara, entre ellas Quer, que pertenecían, en ese momento, a la Infanta Catalina, hermana del rey. Unos años más tarde, en el acuerdo del Concejo de Guadalajara, el 15 de marzo de 1469, D. Pedro Gómez de Mendoza, obispo de Sigüenza, permutó con Alvar Gómez de Ciudad Real las tercias y la jurisdicción de los pueblos pertenecientes a la jurisdicción de Guadalajara por la villa de Maqueda.

  

Historias y tradiciones sin cuento quedan escritas en el libro de oro de la villa, como la del porqué se les llama seteros a sus moradores por el fruto otoñal de los campos serranos y campiñeses que con todo honor figura en el escudo el pueblo. En la Villa de Quer nació a principios del siglo XVI el eminente historiador y teólogo don Juan Páez de Castro, cronista del rey Felipe II y animador de las sesiones en el Concilio de Trento.
Los datos referentes a la población de Quer no comienzan a aparecer hasta que en el año 1576 el rey Felipe II elaboró una serie de preguntas que debían contestar los pueblos con el fin de descubrir los reinos y la historia de los pueblos de España. En dicho documento conocido como “Las relaciones de Felipe II”, Quer da una información completa con que ahora sirve de base histórica. Poco después, en 1590, el mismo Rey Felipe II encarga un nuevo estudio de población, serio y científico, con el objeto de repartir los “millones”. Un nuevo impuesto llamado “servicio de millones” que fue votado por las Cortes tras el desastre de la Armada Invencible en el verano de 1588, por la apremiante necesidad de recaudar 8 millones de ducados para reconstruir una nueva flota. El llamado “Censo de Tomás González” ha constituido la única fuente impresa divulgada de datos de población de este periodo, según el cual correspondería pagar la parte proporcional del desastre a los habitantes de Quer conforme con el cuadro de vecinos relacionado:

VECINOS de Quer:
Todos 131 
Derechos 126
Hidalgos 2
Clérigos 3

Como se puede observar, Quer ya contaba con 131 vecinos, que multiplicado por 4 ó 4,5, de media de habitantes por unidad familiar, nos da una población próxima a los 550 pobladores. Posteriormente se puede resaltar la visión que el diccionario Geográfico-Estadístico- Histórico que Pascual Madoz realizó entre los años 1845 y 1850. En dicho periodo se había reducido sustancialmente la población en Quer. A principios del siglo XX la población fue poco a poco decreciendo debido a la emigración de sus vecinos en busca de trabajo y porvenir para sus hijos, hasta llegar a mediados de siglo cuando se estabiliza en número aproximado de los 100/120 habitantes. El gran cambio se produce al inicio del siglo XXI (año 2002) en el que el municipio de Quer empieza el desarrollo de su localidad, teniendo un incremento inicial de 625 habitantes en el año 2006.
Quer ha sido objeto de transformaciones importantes durante los últimos 15 años.  De aquel lugar de labradores campiñeses a este Quer de hoy, donde  la comodidad y el orden son los que prevalecen, existe una diferencia considerable. Nuevos desarrollos han ido añadiéndose al núcleo original, siempre con la premisa de no perder jamás la identidad cultural de la villa.  En Quer sólo hay espacio para el desarrollo ordenado que respete el medio ambiente, la tradición y la idiosincrasia del pueblo. Como en todo el Corredor del Henares, el  urbanismo es quizá el área de gobierno más importante de la vida municipal de Quer.  En la villa, los nuevos sectores y el crecimiento del casco urbano y de la población se rigen por dos parámetros fundamentales: racionalidad y sostenibilidad. El Plan de Ordenación Municipal (2006) regula el crecimiento y busca el equilibrio entre el medio ambiente y el desarrollo. El 80% del Término Municipal es una Zona de Especial Protección para las Aves, que desde el Ayuntamiento está siendo potenciada con diferentes proyectos. El otro 20% conjuga las nuevas viviendas con el desarrollo industrial y las zonas verdes, teniendo muy presente siempre los servicios municipales y su emplazamiento estratégico.
El Plan Ordenación Municipal de Quer ha sido culminado por el Plan Especial de Infraestructuras (2007) que garantiza todos los servicios necesarios para el desarrollo de los nuevos sectores urbanos referidos al POM. El PEI está en plena fase de desarrollo (2008).