Inicio Educación
Concejalía de Educación

El día  10 de septiembre de 2007 abrió sus puertas de nuevo el colegio de Quer, treinta y siete años después de que se cerraran las de la antigua escuela mixta de Quer por falta de niños. En aquellos años, las fábricas de Azuqueca, a cuyo reclamo acudían muchos agricultores de la Guadalajara rural, hartos de trabajo duro, escasas satisfacciones y un horizonte poco prometedor para los hijos, hicieron crecer la población azudense, pero dejaron en cuadro el número de habitantes de muchos pueblecitos, como el Quer de aquella época. Un frío y seco mes de enero de 1970 se llevó de cuajo el bullicio de la primera hora, cuando los niños entraban en la escuela, se llevó los recreos, los juegos de las tardes, el griterío alegre enmudeció cuando el número de chavales había decrecido hasta el punto en que los responsables del Ministerio de Educación y Ciencia franquista no consideraron factible mantener por más tiempo los elevados costes que generaba abierta la escuela. Cerraron las puertas y años después se liquidó aquella propiedad al mejor postor. Lo mismo ocurrió con las de otro buen número de pequeños pueblos de la provincia.

A aquel triste enero del 70, se le ha sobrepuesto ahora un alegre septiembre de 2007. Ya hay niños suficientes en la Villa de Quer para que no se tengan que desplazar a ninguna otra localidad. Mientras concluyen las obras del Colegio, que avanzan a buen ritmo, la Delegación de Educación de la Junta de Comunidades ha habilitado un colegio prefabricado  con aula de comedor incluida. El comedor es gratuito para los pequeños de Quer. En total comenzaban el curso 2007-2008 trece niños de primero de infantil (3 años) y  cuatro de segundo de infantil (4 años).

 

 

 El colegio provisional está ubicado en la calle Páez de Castro, en el interior de la multicancha pequeña y en un sitio ideal para los niños. El recinto está vallado de forma que los pequeños disponen de un patio bastante amplio para jugar. Los niños pasarán el curso completo 2007-2008 en este centro y será en septiembre de 2008 cuando se abrirán definitivamente las puertas del nuevo colegio para todos los niños, tanto de infantil como de primaria.

 

 

 

 

Nuevo colegio en Quer.

En el mes de abril de 2007 comenzaron las obras del futuro nuevo colegio de Quer, que estará ubicado en la calle Torrelaguna y escolarizará a niños de entre 4 y 12 años. La instalación es del tipo “seis más doce”, es decir, que constará, cuando finalice totalmente su desarrollo, de seis aulas de infantil, y doce aulas de primaria. En una  primera fase de las obras se construirán tres aulas de infantil y seis de primaria, cuyo presupuesto se eleva por encima de los 3 millones de euros, que son financiados por Junta de Castilla la Mancha.

Inicialmente, el colegio ocupará una parcela 9.600 m de superficie que había sido asignada para este fin por el Plan de Ordenación Municipal de la Villa. El Ayuntamiento tiene reservados para añadir a esta superficie otros 3.600 m² en el sector VII. El colegio, si todo transcurre con normalidad, podría estar acabado para septiembre de 2008, con lo que los niños de Quer podrán comenzar el curso escolar 2008-2009 ya en las nuevas instalaciones.

 

 

Aquel triste día de 1970, cuando se cerró el colegio de Quer.

La solución adoptada para escolarizar a los niños de Quer que ya nunca más dieron clase en Quer a partir de 1970 hoy parece fuera de la lógica, pero entonces eran lentejas. Los alumnos fueron reubicados como internos en la Escuela Hogar de Guadalajara. Salían del pueblo los domingos, y regresaban los viernes por la tarde, y eso que la distancia a la capital es de tan sólo de 12 kilómetros. “Aunque peor suerte tuvieron los niños procedentes de aldeas de difícil acceso en las sierras. Estos pobres sólo volvían a casa en vacaciones de verano y de navidad”, recuerda Blanca Celada, una de las últimas alumnas que fue a clase en la Villa. La escuela estaba al final del pueblo de Quer, localizada en lo que ahora es un chalet individual que, de forma elegante, ha querido conservar el nombre de la institución que le precediera en la puerta de entrada. Blanca, de 50 años, recuerda que había una única maestra para todos los alumnos de Quer. Estuvo escolarizada hasta los 11 años en la Villa setera y conserva, bien guardadita entre sus recuerdos, la cartilla de escolarización, firmada hasta por tres profesoras distintas que, curiosamente, estaban alojadas en la casa de sus padres, al no haber ninguna otra pensión en la localidad. Rememorar sus nombres, en boca de nuestra antigua alumna, significa hacer un homenaje a aquellos maestros rurales de la postguerra, que enseñaron a muchos todo lo que sabían en unas condiciones difíciles. “Pilar González dio clase en Quer en el curso 1964-65, desde 1965 a 1967 nuestra maestra fue Dolores Galán. A partir del año 1968 y hasta el cierre, nos dio clase Consuelo Cordente. Con ella hicimos el traslado a Guadalajara. Eran buenas profesoras, nos daban clase en un ambiente muy familiar, dedicaban mucho tiempo a cada uno de nosotros, porque éramos pocos, y desde luego, la escuela de entonces no tenía el mismo concepto de colegio que hay hoy día”.

El internado fue un trago nada fácil de asumir según recuerda la entonces alumna. “Con sólo once años, ninguno de nosotros había salido demasiado de Quer. Aquello fue duro, sobre todo al principio, hasta que comenzamos a conocer a niños y niñas de otros pueblos. Con dos chicas, de Tabladillo y de Alique, entablé una amistad preciosa, y al final nos adaptamos bien. La convivencia era muy sana, y ahora guardo un buen recuerdo de la época del internado, con el lunar de la añoranza de tu casa, claro”. Las chicas vivían en el Colegio de las Francesas e iban a clase en el colegio Cardenal Mendoza. Los chicos vivían en lo que ahora es el colegio Rufino Blanco”.

Blanca, como también José Ramón Calvo, alcalde actual de Quer, o Lourdes Jiménez, Concejala de Educación, se emocionaban cuando en septiembre de 2007 la retahíla de niños y niñas, con sus mochilas y sus juegos, abrían la puerta de la escuela en Quer por primera vez después de casi media vida, y no la de un autobús, como ocurría hasta ahora.